No es posible tener éxito en el largo plazo en sociedades fracasadas

Esta frase de Stephan Schmidheiny, empresario suizo reconocido por su compromiso social, nos invita a pensar que la responsabilidad social de las empresas y de todos los demás agentes económicos y sociales, es un imperativo si queremos construir una sociedad más humana y justa.

La responsabilidad social empresarial o corporativa (RSE/RSC) ha emergido como una práctica que paulatinamente está reestructurando el papel y la posición de los negocios en la sociedad (Jonker y Witte, 2006).

¿Qué es la Responsabilidad Social Empresarial?

Hoy en día se considera que la RSE es una nueva forma de gestión y de hacer negocios en el cual la empresa toma en cuenta las variables económicas, sociales y ambientales en sus decisiones estratégicas (Acción RSE).

Esto implica que la empresa se ocupa de que sus operaciones sean sustentables en esos tres ámbitos y reconoce los intereses de los distintos grupos con los que se relaciona; en esta nueva visión de negocios la empresa integra en su gestión el respeto por las personas, los valores éticos, el compromiso con la comunidad y el cuidado del medio ambiente (CEMEFI, organismo que otorga el distintivo ESR en México).

Si consideramos a la RSE como un modelo de gestión, entonces debemos vincularla a los productos y servicios que se ofrecen; al comportamiento ético, a la toma de decisiones y a las acciones que se siguen en el ámbito de finanzas, producción, ventas, mercadotecnia, en la gestión de las personas y en el diseño y organización del trabajo.

Así, la RSE no es algo adicional a la empresa y debe formar parte de su centro de negocio o core business, reflejándose en sus prácticas y en su relación con sus stakeholders o partes interesadas (Robert, 2004), no solamente con los inversionistas y accionistas, sino también con los sindicatos, los empleados y sus familias; los clientes y consumidores; los proveedores y contratistas; los grupos industriales y competidores; los organismos de gobierno y las organizaciones de la sociedad civil; la comunidad en la que la empresa se localiza y el medio ambiente natural.

Una dificultad que se ha dado en la práctica es diferenciar la responsabilidad social como una política y práctica empresarial integradora, del voluntariado corporativo o de la inversión social que una empresa pueda hacer, o de las acciones de filantropía de los inversores o de los directivos, todas estas acciones útiles y necesarias, sí, pero muchas veces operando al margen de las actividades cotidianas de la empresa; un ejemplo pueden ser algunas fundaciones que, pudiendo ser un buen vehículo para acercar a la empresa a la comunidad, no están articuladas al interior de la empresa, esto es, se manejan como “cosa aparte”.

Desde una visión jesuita (Acuña, 2007 y Fernández, 2007), responsabilidad social significa asumir el liderazgo para la transformación social, implica identificar aquello que nos conduce a construir en falso y diferenciarlo de lo que puede constituirse en un bien para todos y puede contribuir a la felicidad del género humano. Aun cuando la responsabilidad social se funda en la libertad, el voluntarismo no es discrecional, es una iniciativa desde los valores.

Te dejo estas preguntas para reflexionar (Pedroza y Ahuja, 2008, p. 32):

  • ¿Hasta dónde la incorporación de los asuntos humanos, sociales y medioambientales en los procesos operativos y de toma de decisiones de la empresa debe ser “a voluntad”?
  • ¿En dónde empiezan y terminan los compromisos y responsabilidades para preservar las condiciones de vida (la seguridad y la dignidad) para quienes integramos una sociedad?
  • ¿Cuáles están siendo las consecuencias del incumplimiento de estos compromisos “voluntarios”?

Año de publicación: 2013.


Fuentes de consulta

Acción Empresarial de Chile – Acción RSE (2001), Indicadores Acción Empresarial de Responsabilidad Social, en http://www.accionrse.cl/app01/home/pdf/documentos/Indicadores.pdf. Recuperado el 13-09-2008.

Acuña, H. (2007). Discurso de apertura del XIII Foro Mundial de la IAJBS con el tema Responsabilidad Social Corporativa. ITESO, junio 2007.

Centro Mexicano para la Filantropía, A.C. – CEMEFI http://www.cemefi.org/proyectos/responsabilidad-social-empresarial.html, recuperado el 29-06-2013.

Comisión Europea (2001). Libro Verde. Fomentar un marco europeo para la responsabilidad social de las empresas, Bruselas 18.7.2001, en http://ec.europa.eu/employment_social/soc-dial/csr/greenpaper_es.pdf, recuperado el 02-08-08.

Fernández, F. (2007). Conferencia Corporate Social Responsibility in a Globalised World . Challenges and Opportunities. XIII Foro Mundial de la IAJBS con el tema Responsabilidad Social Corporativa. ITESO, junio 2007.

Jonker, J. y Witte, M. (2006). The Challenge of Organizing and Implementing Corporate Social Responsibility. Palgrave Macmillan, Great Britain.

Pedroza, Á. R. y Ahuja, L. (2008). “La responsabilidad social empresarial (RSE): del modelo alemán al contexto mexicano. Una recuperación del debate” en Román Morales, Luis Ignacio (coordinador). La responsabilidad social en Tiempos de Recesión. Empresas, trabajadores y gobierno. México: Cátedra Konrad Adenauer.

Robert, Cynthia (2004). RSE y la Pequeña Empresa del 26/07, en Diario PYME en http://www.diariopyme.cl/newtenberg/1670/article-63312.html, recuperado el 31-01-2008.

Anuncios

2 pensamientos en “No es posible tener éxito en el largo plazo en sociedades fracasadas

  1. ¡Qué te puedo decir, Pujals! el trabajo que se tiene por delante para despertar la conciencia y desarrollar real compromiso (evidenciado en acciones concretas) tanto en empresarios, formadores, estudiantes, profesionistas de todos los campos, políticos y funcionarios públicos y en general en todos los ciudadanos, es todavía muy largo, pero resulta interesante que desde distintos frentes y ópticas vayamos aportando y avanzando… ahora si que como decimos en México “peor es nada”. Yo también te sigo para seguir construyendo y aprendiendo.

    Me gusta

  2. ¡ Hola Leonor !. El tema que tocas es fundamental y me interesa. Es hora de que las empresas ( de cualquier tamaño ), corporaciones, y nosotros como elementos de la sociedad nos hagamos sensibles al impacto que tienen nuestras acciones en la sociedad y el medio ambiente. Percibo en la desafortunada mayoría de los casos que las grandes corporaciones, aún y con los distintivos de ESR que les han sido otorgados, no solo lo ven como una símbolo más y un formulismo por cumplir que les conviene tener en sus etiquetas y promocionar, sino que son carentes de voluntad diaria y concientización a los interesados en los procesos de la empresa. Tus preguntas despiertan debate y las responderé en otro comentario. Por sobre todo, me gustó tu tema. A mi me preocupan los temas ambientales en muchos aspectos, que son inevitablemente ligados a los temas sociales y económicos, vistos con una perspectiva renovada que emerge y que la sociedad debe comprender. ¡ Te sigo !.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s