Retos y riesgos de la Sociedad del Conocimiento

Mi interés por la era digital y el papel que juegan las redes sociales por Internet tanto en el ámbito educativo como en la gestión de las organizaciones no es nuevo; soy usuaria de algunos “artefactos” de la red, sin embargo, como dijo Gaspar Giannuzi, profesor de asignatura de ITESO en uno de los mini-talleres de enREDarse, sigo sintiendo que me encuentro “en el último vagón de un tren que va a toda velocidad”.

Aun cuando posiblemente en los últimos dos años he logrado avanzar un par de vagones, el tren es demasiado largo y mi paso muy lento, así que este año decidí incursionar como aprendiz en algunos MOOC con una doble intención: Experimentar el aprendizaje en línea y, por otro lado, aprender sobre las nuevas tecnologías disponibles y las tendencias en este campo.

Van mis reflexiones (2 páginas) sobre la transformación del libro y su función en los procesos educativos, que realicé como parte del curso Educación Digital del Futuro: Reflexiones-Transformación.libro.y.su.función.en.procesos.educativos-Ahuja2013

Como sigo siendo una aprendiente de la red, estoy ahora en enREDarse, espacio de exploración que nos invita a habitar en la red y tejer nuevas, más diversas y más amplias redes de aprendizaje y producción de nuevos contenidos, en el que fuimos invitados a revisar el vídeo de Genís Roca sobre el impacto de la transformación digital en la evolución humana y en la educación. Si no lo has visto te invito a que te animes a hacerlo.

Muy ilustrador resulta el panorama que nos muestra Genís Roca ¿No lo crees? Después de verlo no queda duda: El mundo digital es radicalmente disruptivo y está transformando la configuración de nuestra sociedad, la manera como las personas convivimos, interactuamos, producimos y aprendemos.

¡Menudo lío podríamos muchos pensar! cuando muchos de nosotros nacimos antes de que hubiera computadoras e Internet. Pero la buena noticia es que lo digital, como dice el Dr. Roca, apenas va empezando “[…] somos la primera generación que vive una crisis que afecta al sistema productivo y al sistema de conocimiento” y, aunque no hemos dimensionado aun las consecuencias de esta crisis, podemos decidir afrontarla con una actitud abierta al aprendizaje.

Van aquí mis conclusiones sobre el vídeo de Genís Roca en un breve Podcast, mi primero en realidad, que he realizado en este explorar los “artefactos” de la red.

Hasta aquí me parece que van quedando claros los retos que nos pone el aprendizaje en red, sin embargo en enREDarse fuimos invitados a discutir también el ensayo de Antoni Brey (2009) “La Sociedad de la Ignorancia” en donde hace una reflexión sobre la relación del individuo con el conocimiento en el mundo hiperconectado, y señala que, lejos de convertirnos en una verdadera Sociedad del Conocimiento, nos estamos convirtiendo en una Sociedad de la Ignorancia.

¿Cuáles son los principales puntos de su tesis que han llamado mi atención?

1. Exceso de información. Corremos el riesgo de terminar “intoxicados”, de ser incapaces de discriminar entre lo importante y lo superfluo, o incapaces de determinar la fiabilidad de las fuentes de información a las que accedemos, o ¡peor aún! de conformarnos con las trivialidades que muchas veces la red nos ofrece, por falta de capacidad crítica. “[…] están proliferando a nuestro alrededor individuos incapaces de concentrarse en un texto de más de cuatro páginas, personas que sólo pueden asimilar conceptos predigeridos en formatos multimedia, estudiantes que confunden aprender con recopilar, cortar y pegar fragmentos de información hallados en Internet, o un número creciente de analfabetos funcionales” (Brey, p. 28,en Brey; Innerarity y Mayos, 2009).

2. Ausencia de reflexión. Aunque a nivel profesional parecemos cada vez más productivos, capaces de manipular varios documentos a la vez y de realizar varias actividades simultáneamente, tal dispersión deriva en una dificultad para focalizar y centrarse. Esa necesidad de cambiar constantemente el foco de nuestra atención, limita nuestra capacidad de reflexión. “El homo sapiens, un ser caracterizado por la reflexión, por su capacidad para generar abstracciones, se está convirtiendo en un homo videns, una criatura que mira pero que no piensa, que ve pero que no entiende“ (Sartori, 1997, p. 18, citado en Bray, 2009, en Brey, Innerarity, Mayos, 2009).

3. Comunitarismo autista. La facilidad de mantenerse en contacto permanente por vía telemática con personas con las que se comparten intereses puede provocar un aislamiento del resto de la sociedad. Un ejemplo puede ser el saber de “los expertos” que difícilmente fluye al resto de la sociedad, lo que se refuerza con la “dinámica endogámica de las estructuras generadoras de saber” (Brey, p. 34, en Brey; Innerarity y Mayos, 2009), pero que además convierte a ese experto en un determinado campo, en un ignorante en otras áreas del conocimiento.

Lo anterior me lleva a concluir que la formación universitaria debe estar orientada a habilitarnos socialmente para habitar en la red y gestionar redes, sí, pero con especial énfasis en hacerlo de una manera reflexiva y crítica, y sobre todo con una conciencia y responsabilidad social que nos lleve a poner en el centro la dignidad de la persona, y que tome en cuenta el contexto y la problemática social, económica y política tanto del entorno inmediato como del entorno global.

Año de publicación: 2013.

Anuncios

11 pensamientos en “Retos y riesgos de la Sociedad del Conocimiento

  1. Pingback: Retos y riesgos de la Sociedad del Conocimiento | lugomezh

  2. ¡Gracias Cuquis!

    Yo caigo muy seguido en la dispersión haciendo varias cosas a la vez (mail, chat, Facebook, documentos de Office, WhatsApp ¡y hasta llamada por teléfono o me hago de cenar! ja, ja, ja) y ni decir que al igual que tu ¡Cambio de tema sin darme cuenta!

    Me gusta

  3. Hablas de una situación que creo que nos resulta muy importante a todos los que estamos buscando estar en la red, aprendiendo en ella: la posibilidad de perdernos entre ese tremendo universo de información que encontramos. Confieso que aun caigo mucho en la situación de que de pronto, me doy cuenta que estoy leyendo, viendo o escuchando algo muy lejando de lo que inicialmente buscaba y todo porque (¿será cosa de la edad?) siento que no me ajusta la vida para saber tantas cosas como quisiera… me recordé de que en una ocasión Andrés Pexioto nos decía que ese “apetito” de quere saber de todo podría traer el resgo de “la bulimia” o “la anorexia” de información, como nos lo dejan ver los autores que consultamos.
    Cuando concluyes compartes “el secreto mágico” para sobrevivir en la aventura de vivir en la red: la reflexión y la postura crítica.
    Me ha gustado mucho leerte.
    Cuquis

    Me gusta

  4. La calidad y la competencia son dos áreas que aunque parecen contrarias en algunos aspectos como la estandarización de la flexibilidad, entre otros aspecto.
    Pero cuando existe una evolución en las organización, donde hacen que la calidad sea intrínseca, la innovación da un gran paso para formar parte del hacer en las organizaciones aportando una diferenciación importante ante los competidores.

    Por ello es que el circus du solei, a llegado a los estándares en los que está, donde la calidad no es algo que se pida, si no es una manera de trabajar, por tanto solo se piensa en la manera de innovar en el espectáculo.

    Muy buena reflexión y adelante en el curso

    Me gusta

  5. Hola Leonor, por demás interesante tu trabajo!!! A mi también me resultó muy ilustrativo e interesante el vídeo de Genís Roca y como, sin consentimiento o no, vamos entrando en esta era digital y por ende sus impactos. Considero que, evidentemente no corremos a la velocidad que esta era digital se presenta, pero creo que ni los mismos jóvenes lo hacen. Ya estamos aquí y a la velocidad de cada quién, permaneciendo, aprendiendo, compartiendo. Un abrazo!!!!

    Me gusta

    • Estoy de acuerdo contigo, Tere, puede que ni los mismos jóvenes corren a la velocidad de los cambios en la era digital, así que en otoño iniciaré mi curso con un diagnóstico para identificar qué redes y “artefactos” han utilizado y utilizan frecuentemente..

      Me gusta

  6. Es muy interesante todo lo que mencionas Leonor, y veo que no eres una aprendiz pasiva sino todo lo contrario, y que lo más importante que mencionas de ello, es que desde tu perspectiva ya has caminado “dos vagones” que en la realidad podría ser mucho más dado el discernimiento de los temas que mencionas y que estas como muchos de nosotros en el caminar sin prisa, pero de manera constante, y como mencionas de forma reflexiva y crítica viendo con mucho detenimiento todo el entorno económico, político y social a nuestro alrededor, te felicito por tu trabajo.
    Saludos

    Me gusta

    • Gracias, Juan Manuel, pero dos vagones de como 10 millones es muy poco, pero si he tratado de no quedarme demasiado atrás ¡Mi siguiente paso es comprarme una Tablet ¡Calcula qué tan atrasada voy todavía, lo que si, me gusta escribir (y hablar), eso no puedo negarlo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s